Mario Bernardo Figueroa

Publicaciones de este autor

¡Ardemos!

Ardillas, zarigüeyas, zorros y otros animales atraviesan las vías de la ciudad cerca a los cerros. Buscan refugio ante los incendios. Cruzan despavoridos. Los humanos, en cambio, en gran medida siguen negando que se consumen.

¿Quiénes atentan contra la libertad de prensa?

Periodistas y políticos han rasgado sus vestiduras. Ensordecedora ha sido la reprimenda ante el ingreso por la fuerza de un grupo de indígenas Misak a la revista Semana. La desproporción de sus increpaciones salta a la vista, advierten sobre la gravedad de semejante transgresión y las nefastas consecuencias que este acto tendrá: ¡la democracia estaría

La ley de Milei no es la Ley

El candidato argentino a la presidencia, Javier Milei, triunfador en las primarias, se ha convertido en todo un fenómeno político. El Hamelin austral encanta multitudes al montar el espectáculo —no operaría sin él— y soplar muy fuerte la flauta de “libertad, libertad a costa de todo”, de reducir al extremo al Estado, de atropellar derechos

Declara Mancuso

Declaró Mancuso…, otra vez; está declarando. No sabemos aún si al final aportará  nuevas verdades,  pero en esta ocasión le queda claro al país, sobre todo a las nuevas generaciones, la magnitud del horror que cometieron y aquellos que lo determinaron (las audiencias están en la red). Prácticamente todo el establecimiento estuvo implicado: muchas de

Potencia de la vida… ¿sin cultura?

Los cambios de los que hablamos no podrán realizarse sin contar con ellos, con artistas y demás trabajadores de la cultura; sin maestras, sin educadores y sin una articulación seria de muchas instituciones y de varios ministerios, en la que el de cultura debería tener un papel central, imposible de lograr mientras siga acéfalo y al margen de todo.

¿A-Qatar el mandato de ese goce?

Miles de cámaras: además de las de los periodistas y espectadores, la FIFA ha dispuesto cientos de sofisticados aparatos ópticos y de sensores para lograr registrar con precisión un jugador fuera de lugar o si el balón pasó la raya de gol. Hasta un «ojo de halcón» ubicó allí. Ya había instalado el VAR, un

La Ministra, el dios y la jauría

Si no, si te resistes o si tus síntomas te impiden marchar al ritmo del crecimiento esperado o de la belleza ordenada, ya lanzaremos tras de ti la jauría encabezada por algunos periodistas, por el coro ensordecedor de la opinión pública, bien privatizada por los magnates que suman las cuentas al final de cada jornada, porque para ellos no hay mañana.

Para vivir sabroso, ¡no matarás!

Esta industria de fabricación de cadáveres, con múltiples variaciones, distintas presentaciones para fines diversos y múltiples filiales en todo el país, se sostiene en los tres estigmas que nos agobian como sociedad: la impunidad (mayor del 96%), la inequidad (una de las mas altas del mundo) y la discriminación (somos una sociedad patriarcal, machista, clasista, racista y sexista).